¿Qué móvil me compro?

Un asistente al taller me ha preguntado cómo sería un escenario aplicado a la compra de un móvil. La “persona”, yo misma. Allá va.

Hace un par de semanas mi móvil ‘voló’ (de hecho, ‘voló’ todo el bolso). Como ya tengo experiencia en móviles ‘voladores’, tengo copia de seguridad de los contactos de la agenda y vuelco las fotos y los vídeos con frecuencia. Ahora toca el engorroso trámite de comparar móviles. La navidad está cerca y es más que probable que dentro de un mes me arrepienta de haber comprado ahora.

Tampoco es que lo necesite de forma imperante, de hecho lo uso muy poco, más para ser localizada que para llamar. Ni politonos, ni jueguitos, ni mobile-learning, ni internet. De hecho sólo me he conectado una vez a internet en un móvil y me pareció un suplicio peor que la conexión de mi universidad en 2001. Sin embargo, confío en que la cosa haya mejorado. También me gustaría poderlo enchufar al ordenador y navegar en caso de extrema necesidad, aunque siga costando un ojo de la cara. La cámara no es imprescindible, pero los dos últimos tenían y me he malacostumbrado.

Me he planteado irme de compañía, pero me quedan 6 meses de compromiso de permanencia de otro móvil ‘volador’ (tengo contrato).

Mi primer intento fue en el Carrefour que hay en mi pueblo. Había 3 dependientes en el mostrador, muy entretenidos jugando con móviles. El de Movistar ni siquiera estaba. Ni se dieron cuenta de que yo estaba allí delante de ellos dispuesta a comprar. Miré en el mostrador, pero todos me parecían iguales. Me marché porque pensé que esos vendedores no merecían la comisión de mi venta.

Busqué en la página de Movistar. No puedo renovar con puntos porque ya los gasté en el móvil de los 6 meses de permanencia. Otra opción es comprar un pack de tarjeta de prepago, y así obtener una línea que sólo usaré mientras gaste las recargas que pagan el móvil. De los packs que tiene Movistar, ninguno me da la opción de acceso a internet. Me da pereza buscar ofertas en otras compañías, pero si no veo nada que me convenza en Movistar, no tendré más remedio. No tendría ningún reparo en comprar un móvil + tarjeta de otro operador y luego liberar el móvil.

He entrado en una tienda de barrio y he ojeado un catálogo. El dependiente de la tienda me ha dicho que para enchufar al ordenador tienen que ser 3G. Algunos están dentro de mi rango de precio, pero son ofertados sólo a profesionales y empresas (WTF?) y que obligan a darse de alta + mensualidades + historias varias que me echan para atrás.

También me he planteado esperar a que salga el iPhone, pero el precio me parece excesivo, es muy goloso para los cacos y tardará bastante en llegar.

Me gustan las HTC. Mucho. Se salen de presupuesto, pero podría matar dos pájaros de un tiro (móvil y PDA).

Al final me compraré el móvil libre más barato y decente que vea en oferta en alguna tienda que me pille de paso, como en anteriores ocasiones. <modo ironía > Para lo que me va a durar…</modo ironía >

Bueno, pues esta historieta es real. Las estadísticas están muy bien a la hora de cuantificar experiencias, pero sólo el análisis cualitativo de la experiencia nos dará las claves para entender a los usuarios. A veces es necesario escuchar al usuario, no sólo medirlo: en HCI, en márketing y en cualquier tipo de relación comunicativa.