El oligopolio de la certificación de accesibilidad

Una de las preguntas frecuentes que se hacen los responsables de accesibilidad es qué entidad contratar para que les certifique la accesibilidad de su web.

Lo normal es que hayan recibido la visita comercial de una de estas empresas o las conozcan por otras referencias, pero no tengan claro cuál es mejor, porque cada una tiene su ventaja diferencial comercial concreta:

  • Inteco: “Somos la entidad gubernamental de referencia en este tema”
  • Technosite: “Somos del grupo ONCE, llevamos décadas en el campo de la accesibilidad”
  • Fundación CTIC: “Somos los representantes del W3C en España, que son quienes han creado las WCAG”
  • Aenor: “Somos los que hemos creado la norma UNE, que es la que hay que cumplir”.

Lo malo es que ninguna certificación es la “oficial”, ni siquiera la de la W3C WAI, que cualquiera puede poner en su web la pegatina sin haber mirado nada. Y de las empresas que certifican, ¿quién garantiza que saben de accesibilidad? ¿Están ‘certificadas’ por alguien? ¿Hay una licenciatura específica? Pues no, la baza de la entidad certificadora es su experiencia en el campo, el renombre de la institución y las referencias que pueden aportar otros clientes.

Ante este panorama, es difícil recomendar la contratación de una asesoría pequeña con una buena metodología de trabajo y utilizar el sello (gratuito y universal) de la W3C WAI.

Más sobre entidades que se dedican a ‘certificar’ accesibilidad.

pingback
22/02/2009

links from Technoratiitakora

Iván
Iván
18/02/2009

Además de todo lo que cometas sobre este tema… añadiría que lo peor es que, según la empresa que audite el proyecto, unas cosas pueden validarlas o no. Es paradójico, sobre todo cuando todas deben acogerse a la misma tabla de puntos de verificación. Cuando se trata de auditorías de proyectos grandes es conveniente saber quién audita para adecuar “para prevenir”.

Alberto
18/02/2009

Olga, lo has clavao…

Lo gracioso es que la norma UNE es una reformulación de las WCAG, que a su vez son *pautas*, no leyes escritas en piedra cuyo cumplimiento se pueda verificar (o discutir) a la entidad certificadora en cuestión.

Félix Zapata
18/02/2009

También pasa en ocasiones que diferentes personas de la misma empresa auditan de diferentes maneras y lo que unos consideran errores otros no. En este caso debería haber una política común dentro de la propia empresa.

El problema también radica en que si bien mencionan la UNE en la legislación actual, ésta no te obliga a demostrarlo. Al menos ahora mencionan explícitamente algo (la UNE por ejemplo). Hace algunos años era todo muy vago y cada uno lo interpretaba de alguna manera.

Cierto es, que quien ha creado la UNE (en este caso AENOR) debería tener más peso a la hora de decidir sobre una posible certificación. Y llegados a este caso, “autorizar” (igual que existen diferentes empresas certificadoras para diferentes UNEs) a más empresas (actualmente sólo lo hacen con 2 si no estoy equivocado) para que no haya posibles diferencias de criterios y como dices, diferentes ventajas comerciales.

Gonzalo
23/02/2009

Muy bueno, Olga.

Algunos detalles más:

– No siempre las entidades certificadoras hacen el trabajo, sino que lo “subcontratan” a otras empresas. ¿Tiene la misma validez? ¿Inspira la misma confianza? Yo he visto un ejemplo bochornoso -de esos que ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio-.
– Esta diferencia de criterios que se menciona – y que es perfectamente comprensible por otro lado – puede obligar a los clientes a contratar dos o más servicios de certificación, con el coste que eso supone. ¿Y si hay discrepancias (A dice que cumplo las pautas y B me dice que no)? En el W3C Day del año pasado, habló un responsable de Caixa Galicia quejándose de la falta de servicio postventa en caso de discrepancias: si han pagado un servicio a una entidad y según ellos cumple las pautas, deberían tener y asumir el coste de una “garantía” en el caso de que otra entidad diga -y demuestre- que no cumple las pautas.
Creo que es pedir demasiado :)

samuel
samuel
6/03/2009

Refinaría un poco más… CTIC realmente te hace la certificación respecto a las pautas de AENOR, y Technosite también vende la certificación europea (euracert) que “han creado” junto con entidades espejo de ellos en otros países (BrailleNet, etc). y que, si no me equivoco, están intentando ‘oficializar’ a través de CEN. Simplemente para añadir información.

pingback
qweos» Blog Archive » Proyecto Support-EAM: certificando la accesibilidad
19/01/2011

[…] del 19 de febrero de 2009: tres años después de escribir esta entrada, parece que el panorama en el oligopolio de la certificación de accesibilidad ha cambiado bastante […]