El oligopolio de la certificación de accesibilidad

Una de las preguntas frecuentes que se hacen los responsables de accesibilidad es qué entidad contratar para que les certifique la accesibilidad de su web.

Lo normal es que hayan recibido la visita comercial de una de estas empresas o las conozcan por otras referencias, pero no tengan claro cuál es mejor, porque cada una tiene su ventaja diferencial comercial concreta:

  • Inteco: “Somos la entidad gubernamental de referencia en este tema”
  • Technosite: “Somos del grupo ONCE, llevamos décadas en el campo de la accesibilidad”
  • Fundación CTIC: “Somos los representantes del W3C en España, que son quienes han creado las WCAG”
  • Aenor: “Somos los que hemos creado la norma UNE, que es la que hay que cumplir”.

Lo malo es que ninguna certificación es la “oficial”, ni siquiera la de la W3C WAI, que cualquiera puede poner en su web la pegatina sin haber mirado nada. Y de las empresas que certifican, ¿quién garantiza que saben de accesibilidad? ¿Están ‘certificadas’ por alguien? ¿Hay una licenciatura específica? Pues no, la baza de la entidad certificadora es su experiencia en el campo, el renombre de la institución y las referencias que pueden aportar otros clientes.

Ante este panorama, es difícil recomendar la contratación de una asesoría pequeña con una buena metodología de trabajo y utilizar el sello (gratuito y universal) de la W3C WAI.

Más sobre entidades que se dedican a ‘certificar’ accesibilidad.