Cuando el ciudadano se rebela

La polvareda levantada por la nueva web del Congreso de los Diputados me ha recordado una tesis del Manifiesto Cluetrain:“Estamos despertando y conectándonos. Estamos observando. Pero no estamos esperando.”

Un puñado de blogueros han logrado captar la atención de EFE, y de ahí a los principales diarios. Probablemente ahora el o la responsable de tamaña chapuza tendrá las orejas gachas, cuando se las prometía tan feliz de vacaciones. Y EFE se estará frotando las manos con la cantidad de información interesante que generamos los blogueros.

La posibilidad de que el ciudadano de a pie influya en la vida social, política y económica de forma activa todos los días. Eso es la Web 2.0. Y está empezando.