Micro-interacciones (aka detallitos de diseño)

Como buenos profesionales con una terminología propia destinada a parecer superiores al común de los mortales, los diseñadores hemos puesto en circulación de un tiempo a esta parte el término de ‘micro-interacciones’. Y tampoco somos capaces de definirlo claramente, sino a través de ejemplos. Así que os dejo algunos recopilatorios de micro-interacciones o detallitos de diseño para que se nos caiga la lagrimita de placer.

Sin duda Apple es el rey en micro-interacciones, por eso gusta. Tanto que se le perdonan algunas cosas básicas(*). A Microsoft es lo contrario: cumple perfectamente lo básico, pero no es tan eye-catching (**), y por eso gusta menos.

La fórmula mágica para crear una micro-interacción es muy sencilla:  preguntarnos a nosotros mismos cómo lo podemos hacer para que nuestro producto sea excelente y supere el estándar de la industria.

Siendo más concretos:

  • ¿Cómo puedo hacerlo diferente de lo habitual?
  • ¿Puedo evitar utilizar los componentes de sistema predeterminados? ¿Crear los míos propios?
  • ¿Cómo adapto mi diseño a usuarios de distinto tipo?
  • ¿Cómo podría re-escribir este texto para que fuera más humano?

Recogiendo las ideas que se enumeran en el post 10 formas de añadir placer a tu sitio web o aplicación, podemos aplicar estas técnicas para tener unas microinteracciones finas, finas:

  1. Visualmente pulido
  2. Atención a los micro-copys
  3. Con un toque personal
  4. Transiciones con un propósito concreto
  5. Cuidar las interacciones de ratón
  6. Una pizca de humor
  7. Inspiración en el mundo real (ojo, no quiere decir que el esqueumorfismo nos sature)
  8. Algún huevo de pascua
  9. Interfaz invisible (o minimalista)
  10. Tener en cuenta la experiencia en un ecosistema multi-pantalla.

A la hora de trabajar en proyecto, da gusto cuando tienes tiempo y recursos para cuidar esos detalles que tanto lucen en el resultado final. Porque, aparte de necesitar imaginación para que se te ocurran, debemos tener conocimientos y tiempo para implementarlo. Y no siempre sucede.

(*) Básico me parece poder interactuar con el iPod con el explorador de archivos normal, sin tener que pasar por el suplicio de iTunes, por ejemplo.

(**) Por mucho que lo haya intentado con el Windows 8 y Windows Phone.