Bocados de realidad

  1. Ajusta tu presupuesto, recursos y tiempo a la realidad, no intentes implementar todo lo que los usuarios -o clientes- quieren o necesitan. Sé realista.
  2. Calcula -y comunica la rentabilidad– de tu diseño.
  3. Considera la posibilidad de sacrificar un producto de calidad para trabajar en un producto rentable.
  4. Si quieres trabajar en un producto de calidad, eso implica tiempo. Y dado que el tiempo es dinero, vuelve al punto 1.

Sé que esto nos duele en nuestro corazoncito de artistas, pero el mundo real es así.

mj
15/12/2009

ey! yo no tengo corazón de artista!!!
Buenos consejos para el buen consultant ;)
bss

gusoto
gusoto
12/01/2010

Viejo, que buen blog. Un gusto encontrar espacios así. Espero generemos contacto.
Saludos!

koratai
koratai
23/02/2010

Qué grandísimas verdades. Reunión a reunión me voy dando cuenta. Sensatez al poder. XOXO